Las de Santa Ana son, sin duda, una de las más completas y alegres vistas de la comar-ca y el marco de la principal romería de Oímbra, que se celebra cada 26 de julio. Dicen que el templo fue construido para agradecer a la santa que los vecinos de Oímbra se salvaran de la persecución de los ejércitos portugueses.