Oímbra es, hasta hoy, el municipio de Galicia que posee más lagares rupestres documentados, lo que nos habla de la histórica y extraordinaria cualificación de su clima y de sus tierras para el cultivo de la vid y la producción de vino de calidad.