El barrio de O Castelo es una manzana en forma de nuez que se sitúa justo bajo la igle-sia parroquial, en la parte más elevada de la villa histórica. Desde aquí una vieja calzada de origen medieval conduce, a lo largo de un trazado de unos 150 metros cada vez más empinado, hasta el templo de Santa María.